domingo, agosto 20

DEBATE ABIERTO: ¿ BUENA O MALA, "HASTA QUE LA PLATA NOS SEPARE?














Se ha iniciado un nuevo embate por liderar el rating de la franja triple A entre Canal RCN y Canal CARACOL. Con el estreno de la miniserie "Sin tetas no hay paraíso" del escritor y libretista Gustavo Bolivar, queda demostrado que la teleaudiencia colombiana esta harta de tanto trillado reality y de los culebrones hechos con libretos colombianos a la mexicana. Urge rescatar la miniserie, los unitarios hechos al estilo cinematografico, con historias interesantes, que aporten algo al espectador, que generen controversia. Casi 5 millones de personas ven en este momento la nueva miniserie de Caracol, un fuerte indicio, para que los señores zares de la tv colombiana retomen el rumbo del timonel y le apuesten de nuevo a todos esos formatos que un día le dieron una identidad internacional a nuestras producciones.
El DEBATE que me gustaria abrir es entorno a la nueva telenovela-comedia de Fernando Gaitan, el objetivo personal con esta pagina y la de http://enrodaje.cinecolombiano.com/1television.htm que comanda el señor Julio Luzardo, director de cine y television, es la de despertar en los televidentes un sentido critico frente a la televisión, el papel pasivo que siempre han jugado ya es historia del pasado. Respetables son todas las opiniones y el choque que se produzcan entre ellas es lo que al final de cuentas sintetizan el sentir de quienes consumimos televisión.

Los invito pues a que opinen libremente, esta es una ventana abierta. He aqui un aporte del colega CAMILO ANDRES MOSQUERA:



Javier: con todo respeto pero ud escribe mucho y dice poco...Víctor Hugo Cabrera y Marcela Carvajal, siempre han sido sobre actuados.Liliana González lo hace bien. Humberto Dorado es un verdadero actor y sí ha echo cine y teatro (Después de Julio Medina el mejor para mi)...Hasta que la plata nos separe es Betty la fea al revés, así de sencillo...Por qué la novela no tiene un humor verdadero? obviamente el error está en la escogencia del director. Sergio Osorio, es buen director de Tragedias, Sergio es el director de ¿Por qué diablos?- para la novela tenía que estar de Director Mario Rivero, el es un director de comedias (Es de Los reyes)Tú deberías saber eso!
Sigo pensando igual que el primer día, esa novela es mala tirando a bodrio, de colombiana todo de humor y drama nada, así de fácil.



Quede gratamente impresionado con SIN TETAS NO HAY PARAÍSO, me pareció buenísima, bien manejadas y actuadas, se nota la inversión. Hoy todo el día hable con directores de revista y demás y me dijeron que la serie estubo excelente... ¿Qué tal te pareció? yo le pongo 9.8 de 10
Subira más en rating, cuando empiecen a salir los narcos a dar se bala, porque a la gente le gusta la sangre.

Saludos
________
Camilo Andrés Mosquera Bonilla
www.totaltv.equinoxio.org

jueves, agosto 17




MARCELA CARVAJAL Y VICTOR HUGO CABRERA

FERNANDO GAITAN

"HASTA QUE LA PLATA NOS SEPARE"


HUMOR Y SENTIMIENTO COLOMBIANO...


POR: XAVIER SANTAMARÍA



Debo confesar que tenía cierta vaga aprensión frente a la nueva telenovela-comedia de Fernando Gaitan, por esa misma razón me fije la tarea de seguir por un lapso prudencial de tiempo y de manera desprevenida la historia de “Hasta que la plata nos separe”, asumiendo como un televidente común y corriente, sin las arandelas y responsabilidad del critico, que ya de antemano predisponen a enfocar la atención en los más milimétricos detalles, marcados e imperceptibles, que propicien la esperada critica, pero privándonos en la mayoría de ocasiones del goce propio del espectador normal.

Fueron casi cuatro semanas asimilando la trama, los personajes, de compartirla en familia, de palpar la reacción de vecinos, y amigos, de leer las notas de prensa etc. Después de este receso voluntario daré un concepto entremezclado por la visión del critico y la del televidente que solo busca distraerse un rato en su cotidianidad.

El primer capítulo como es costumbre se cuida al máximo, pues brinda al espectador un claro indicio del eje principal de la historia que les van a contar, que en este caso estuvo antecedida por una particular campaña promocional: el martirio masculino. De hecho en lo personal, después de ver el primer episodio se intensifico mi aprensión y diría que no quede enganchado de sopetón. ¿Por qué razón?, en ese instante no logré deducirlo.

La historia empezó a desarrollarse con marcada parsimonia las primeras semanas y en las que a fuerza destacaba un solo personaje: Alejandra Maldonado (interpretada por Marcela Carvajal), que más que la Jefe ogro derretida en los brazos de un sin vergüenza parecía emular a un sargento energúmeno y gritón al que todo mundo le tiene pavor, característica que termino siendo bastante chocante.

El rol estelar masculino en manos de Víctor Hugo Cabrera, permitían presumir que el actor asumía “sobrado de cancha”, por su reconocida experiencia en el genero de la comedia y que caracterizar a Rafael Méndez, un vendedor informal, un rebuscador “buena gente” de extracción humilde que se ve involucrado en tremendo lío tras propiciar sin querer un accidente automovilístico, era para él “pan comido”, pero hasta el momento su actuación carece de “brillo”, podría atribuirse de pronto a que el libretista ha delineado este personaje con un trazo extremo de pusilánimidad para resaltar a la temperamental y exacerbada heroína de la historia, a las que Gaitan por costumbre reivindica a costa del perfil que le monta al galán de turno (acomplejado, con algún problema disfuncional o irremediablemente casanova), a esta situación se une la ronquera imprecisada del actor que acentúan el mencionado apocamiento; Sinceramente esperaba algo más contundente en la actuación de Víctor Hugo Cabrera.

Por parte del antagonista Gustavo Ángel, es evidente que aun no se desprende de la gestualidad de “Moncho”, el tontarrón que interpreto acertadamente en “Todos quieren con Marilyn”, Rubén el zángano vividor ambicioso y sin escrúpulos apenas empieza a tomar forma, resumiendo, no percibí en principio “química” entre los protagonistas principales.

Algo que si me pareció completamente impensable fue ver a la señora Margalida Castro sobre actuada, el ama de llaves de postura adusta y sicorígida que interpreta raya en lo caricaturesco, esta especie de “Mi pequeña maravilla” no termina de encajar en el marco de la prestante familia Maldonado; de repente el caudal histriónico de la señora Margalida Castro se encuentra sobre explotado, lleva diez años de trabajo ininterrumpido, la versatilidad de un actor por coloso que sea, también tiene un limite.
Analizando a la familia de carniceros que interpretan Cesar Mora, Gustavo Angarita Jr y Fernando Solórzano, concluyo que también se sobreactuan, los tres llevan los personajes a lo bufonesco. Es probable que más adelante los veamos mejor moldeados.
La señora Constanza Duque como la tía solterona de Alejandra Maldonado nos brinda por ahora una caracterización discreta, es un personaje catalizador, simple en la medida que la actriz le haga sus aportes.

El grupo de actores que caracterizan a los vendedores de “Colombiautos” han logrado una interpretación más suelta, mas cercana a la comedia, con mucha chispa, quizá es Maria Elena Doering la que aún no da la talla, no logra exteriorizar su faceta humorística y se ve postiza entre los demás compañeros: Excelentes Ernesto Benjumea y Carlos Serrato, en buena hora retorna Mario Ruiz, aunque encasillada en los roles de chica sexy, Marta Bolaños “La pupuchurra” no se repite esta vez.

Han sorprendido gratamente dos jóvenes actrices y un veterano actor:
Liliana González caracterizando a la intensa y posesiva Vicky “La pajarita” novia de Méndez ( por fortuna es quien le da sazón a las escenas que comparte con Víctor Hugo Cabrera), el señor Humberto Dorado como el matron Bogotano de rancia alcurnia con sus problemas de memoria y Katerin Porto con la sensata Susana, la amiga confidente buena onda, “la voz de la conciencia” de la Maldonado, logra una actuación fresca, distante de su anterior personaje, el cambio de look le ayudo a diferenciarlos aun más.

Es grato volver a ver a Héctor Rivas rejuvenecido y muy vital actuando como en su mejor época, este señor actor estuvo olvidado varios años por los directores de la nueva generación, como sucede también con tantos otros veteranos del oficio.

Podría decir que mi inicial aprensión se disipo cuando vi los episodios de la misión titánica de Rafael Méndez tratando de venderle unos camiones a los pudientes microempresarios del pueblo y todos los acontecimientos que se desarrollaron alrededor de la pareja protagonista, esta etapa de la telenovela-comedia ratifica que Fernando Gaitan sigue siendo un libretista que disfruta calcando con particular pericia la sicología del colombiano, y cuenta con sobrada facultad para robarnos una sonrisa, arrugarnos el corazón o desconcertarnos por completo, solo se tomo su tiempo para estampar su sello personal en “Hasta que la plata nos separe”, en definitiva así somos los colombianos, así hablamos, así sentimos, así amamos, así competimos, así sufrimos, ¡ así luchamos!.

Apartándome de lo bueno, regular y malo que hay en “Hasta que la plata nos separe”, cabe destacar que es de las contadas propuestas que conservan 100% nuestra esencia en esta era de refritos colombianos y argentinos mexicanizados, su rating demuestra que ha ido calando en el gusto de los televidentes colombianos. Ahora solo me inquieta que se sigan emitiendo capítulos de escasos 18 minutos o menos, un mal presagio en estos avatares televisivos, y solo me resta acotar que seguiremos disfrutando de esta telenovela-comedia “Hasta que el rating nos separe”.

domingo, agosto 13

CÓDIGO POSTAL: UN PASO EN FALSO...

Hola:
Me refiero a esta dirección, solo para comentar que su pagina es interesante y ya que le gusta recibir comentarios solo quiero decirle que Jeri Sandoval, si es hermosa, pero Codigo Postal no termina de gustar en México y puedo deducir el motivo, la verdad las telenovelas en México siempre han tenido el sello de que van dirigidas a señoras y no a jovenes, claro con las exepsiones que usted mismo comentaría en su pagina.

Desgraciadamente el Güero Castro quiere darle gusto a todos los publicos y no termina por darle gusto a nadie. ¿O es para adultos o es para chavos? Además de que siento que quiso "inspirarse" en Dawson Creek, Melrose Plase y Smallville. Desgraciadamente no se inspiro en las tramas bien hechas y que no es lo mismo una familia anglosajona a una familia latina, de hecho en México hay tantos modos de pensar en las distintas regiones del país, mi caso soy de Saltillo (Norte de México) y es raro que tenga la misma idiosincracia familiar que los de Acapulco, el D.F. o Tijuana.

Además de que la trama que envuelve a Jeri es muy parecida a la de las Juanas, de hecho no es nada contra Ana Serradilla, pero yo prefiero a Angie Cepeda.

Sobre el comentario que han hecho a su pagina sobre la nueva versión mexicana de Pedro el Escamoso yo creo que si tendra exito aqui y le voy a decir porqué.

Pedro el Escamoso fue puesta menos de una semana en México por el canal Galavisión un canal que es algo así como la bodega o el bote de basura de Televisa y fue menos de dos o tres episodios, así la gran mayoria de los mexicanos no pudimos verlo, además de lo que he leido acerca del personaje es que es algo así como una persona que trata de ser un Don Juan, pero es demasiado vulgar, como diriamos en México Naco, algo así como un Nuevo Rico, parecido al Premio Mayor o Los Sanchez eso le gusta mucho a la gran mayoria de los mexicanos.

En fin, para finalizar en mi muy humilde opinion estoy más alegre porque México esta produciendo series comicas y de suspenso en vez de telenovelas, no es en mal plan pero estoy más interesado en este mercado que en el de las telenovelas.
Por el momento me despido:Edgar el Chakal

virtualship@hotmail.com

domingo, agosto 6

REMINISCENCIAS DE NUESTRA TV





Por: Xavier Santamaría


“Recordar es vivir” dicen por ahí y en está oportunidad tratare de desplegar someramente los recuerdos que me quedan de aquella televisión de antaño, la de mi generación, por la que hoy, es inevitable no experimentar nostalgia y cierta añoranza.

Si bien es cierto que nuestra televisión ha ido evolucionando gradualmente logrando mantener aún una identidad propia, pese a la influencia de las distintas vertientes que hoy mueven el medio a nivel mundial, y se logra ubicar entre una de las mejores de Hispanoamérica, me atrevo a afirmar que la televisión de mi generación es inolvidable.

Es muy probable que haga está afirmación basado en el auge y florecimiento que entre las décadas de los ochenta y noventa alcanzó la pantalla chica en todo sentido y que fundamento un sello inconfundible de hacer televisión.

Sentarme hoy frente al televisor me obliga sin proponérmelo hacer un paralelo entre lo que se veía hace veinte años y lo que hoy ve la actual generación, la que a lo mejor no tiene la menor referencia del trabajo desarrollado por aquellos pioneros empíricos del medio, hace más de cincuenta años y que forjaron una descendencia de profesionales supuestamente comprometidos en mantener el estandarte legado.

En aquel tiempo en lo que al genero melodramático se refiere, surgió la necesidad de explorar otras temáticas distintas a la clásica historia de la empleada domestica enamorada del niño rico que aún sigue explotando el culebrón extranjero. Directores y libretistas osaron darle una nueva cara a la telenovela clásica y fue asi como finalizando los setenta se arriesgaron primero a adaptar obras de la literatura hispanoamericana con mucho acierto: “La tregua”, “La tía Julia y el escribidor”, “La mala hora”, “Los Premios”, entre otras, para luego meterse en el genero de la telenovela costumbrista, un retrato fidedigno de nuestra idiosincrasia que calo a lo largo y ancho de nuestra geografía con títulos como: “Quieta Margarita”, “El Divino”, “Música maestro”, “San tropel”, “La casa de las dos palmas”, “Caballo viejo”, a imponer el formato del seriado: “El siete mujeres”, “Jeremias mujeres mías”, “Puerto amor”, “Oro”, “La otra mitad del sol”, “Tiempos difíciles”, “Cuando quiero llorar no lloro” (Los Victorinos) y a engolosinar al televidente con miniseries de factura cinematográfica como “Maten al León”, “ La mujer del presidente” y otros muchos títulos que pusieron de manifiesto que se podía hacer televisión de calidad, a la altura de las grandes productoras mundiales.

Los días domingos la cita ineludible para la familia era ver, la comedia “Don Chinche“ y El cuento del domingo”, espacio que por su variedad y excelencia mantuvo siempre el liderato, se importaron libretos brasileros que con una buena adaptación compenetraron a la tele audiencia con aquellas historias extractadas de la vida misma, con personajes de carne y hueso, alejados de los estereotipos acostumbrados y que sirvieron para edificar en parte los pilares de la actual telenovela colombiana, la de ruptura, también de reconocimiento mundial.

En cuanto a las comedias “Don Chinche” , “Dejémonos de vainas” y “Vuelo Secreto”, no en vano se mantuvieron tantos años en la pantalla gracias a ese humor simple y cotidiano, el vernos retratados de una u otra manera de manera jocosa se constituía en un atractivo gancho que nos encariño con cada uno de esos personajes, que distan mucho, pero mucho de las comedias que hoy se hacen con un humor artificial, adaptado a fuerza de una cultura ajena como es el caso de “Casados con Hijos”, “Quien manda a quien”, que para colmo vienen con risas grabadas.

Quien no recuerda todas o la gran mayoría de las historias de misterio, intriga y amor que el señor Julio Jiménez creó para nuestro deleite, un libretista para quien el castellano ha sido un valioso instrumento de trabajo explotado a través de los diálogos viscerales de sus personajes, criticados por su mal llamado emperifollamiento, pero que de alguna manera enseñaban al televidente la riqueza de nuestro idioma.

De igual manera el desaparecido Bernardo Romero Pereiro demostró que el melodrama podía trascender la liviandad fatua e insulsa de las historias cenicientas y abordar dramas de familia, problemáticas reales, vivenciadas o asimiladas del entorno que marcaron un hito en la televisión hispana: “Señora Isabel” (Mirada de mujer), “La vida en el espejo”. Demostró de igual manera que el humor y el realismo mágico conjugaban perfectamente en la pantalla chica: “Las Juanas” y “Momposina” son clara muestra.

Ni que decir de los programas de variedades como “Compre la orquesta”, “Concéntrese”, inolvidables principalmente por esos maestros de la presentación como lo son Julio Sánchez Vanegas y el querido Fernando González Pacheco(único e insuperable), cuanto aprendimos todos en “Naturalia” de la mano de la primera dama de la TV Doña Gloria Valencia de Castaño.

En materia de espacios infantiles “Pequeños Gigantes”, “Los Dumis”, “Imagínate” y “Oki Doki” mandaban la parada y de la que surgieron gran parte de los actores, actrices y artistas de hoy en día, aunque actualmente espacios calificados como infantiles solo existen dos: “El Club diez Caracol” y “Bichos Bichez” considero que estos se ajustan medianamente a las necesidades de la actual generación nacida en la llamada confluencia de medios.

En materia de musicales que para bien o para mal prácticamente se extinguieron en nuestra televisión y nadie le apuesta ya a este genero, más que el señor Jorge Barón en su travesía popular por las veredas y pueblos de Colombia y uno que otro locutor radial presentando sosamente videos musicales, formula de la que fue pionera y de una manera peculiar y amena la señora Lina Botero con su inolvidable espacio “Los diez mejores de la música” (adorable con el tic de sus ojos burlones).

Lastimosamente nadie más le volvió a apostar a la serie histórica, y es inexcusable, ya que las nuevas generaciones necesitan mantenerse empapadas de todos esos hechos y personajes trascendentes que la forjaron y que algunos de nosotros pudimos disfrutar con la serie “Revivamos nuestra historia”.

Cabe mencionar como ha acaparado audiencia en argentina la telenovela “Montecristo”, basada en el argumento esencial de esta obra clásica, pero ambientada en el contexto histórico de la dictadura, más de tres millones de televidentes la siguen paso a paso cautivados por el interés de conocer los antecedentes de este pasaje histórico que marco profundamente ese país.

En Colombia fue tal vez la miniserie “Las Ibáñez”, la ultima producción que se hizo en este menospreciado genero, bajo el pretexto de los altos costos que implica producir una telenovela o serie de época.

Son tantas cosas que se extrañan actualmente en nuestra televisión que bien podría concluirse que “tiempos pasados fueron mejores”, pero hay cosas positivas como el posicionamiento del melodrama de ruptura, la consolidación de la llamada telenovela-comedia, la internacionalización de nuestro talento y lunares como la sobre explotación de la llamada “Televisión real” que poco o nada aportan al televidente, la proliferación de actores prefabricados que han relegado en gran manera a los actores de escuela, el retroceso marcado que durante seis años ha tenido la telenovela colombiana con la aparición de producciones que pretenden gestar la llamada “telenovela homogénea universal” y que atenta flagrantemente contra su identidad.

Cuando la televisión era publica y encargada a programadoras independientes, cada una de ellas se esforzaba por brindar lo mejor de cada una; con la aparición de la televisión privada estamos supeditados a un monopolio en el que imperan los designios de estos zares de la televisión, unas veces acertados y otras tantas totalmente influenciados por un contraproducente interés mercantilista, sin el cual obviamente no podrían subsistir.

Nadie se opone a que nuestra televisión vaya a la vanguardia mundial, pero es esencial que mantengamos intacta nuestra idiosincrasia, que sigamos siendo osados en materia de telenovelas, que se vuelvan a ser miniseries históricas, seriados con contenido y por favor que se respete el talento y no se le dé holgura a todos estos patrones frívolos y estereotipados que engatusan a nuestra juventud.

Si bien la televisión es sinónimo de entretenimiento y esta ocupa un lugar importantísimo en nuestro hogar, es primordial enfocar su contenido con responsabilidad y darle prioridad al rescate de los valores, a la unidad familiar, a llevar información fidedigna e imparcial, a que los televidentes tengan una verdadera participación y la llamada “televisión interactiva” no limite a sacarles la plata del bolsillo y su voz, quejas y opinión se escuchen y sean tenidas en cuenta en horario digno y no relegada a los mini espacios de la “Defensoría del televidente” al rayar la madrugada. Al fin de cuentas todos podemos vivir sin televisión, pero esta no existiría sin ustedes mis apreciados televidentes.

martes, agosto 1

INSTANTANEAS DE LA FARANDULA COLOMBIANA


ICONOS DEL ORGULLO COLOMBIANO:


POR: XAVIER SANTAMARÍA

jahes2011@hotmail.com

Quizá veinticinco años atrás era utópico o inimaginable que un artista colombiano figurara en las grandes ligas mundiales de la música, a lo sumo nuestro icono más representativo por esos años era indudablemente Claudia de Colombia. La señora Gladys Caldas era reconocida en todos los países de América Latina y algunas colonias de hispanos en Estados Unidos, compartiendo ruedo con el emblemático logotipo de “Juan Valdez y su burrita”.

Avalanchas de artistas emanados de tierras aztecas, gauchas y venezolanas inundaban el mercado discográfico nacional, apabullando a nuestras contadas figuras que poco o nada tenían que hacer frente a estas rutilantes estrellas.

Se necesitaron muchos años para que de las entrañas de este bello suelo germinara talento musical a borbollones capaz de encandilar al mundo entero y que el nombre de Colombia dejara de asociarse exclusivamente con droga, narcotráfico y guerrilla.

La brecha fue abierta por Vives, un joven samario tocado mágicamente por el ritmo vallenato que puso a cantar y bailar a medio planeta acompañado de un acordeón y las notas sentidas de este ritmo autóctono que él aderezó con su carisma hasta sudar la gota fría.

Por la década de los noventa, una jovencita cachetoncita, de hermosa cabellera negra y enigmáticos ojos que le daban un aire de candor y sensualidad, y en la que pocos creyeron, Shakira con sus pies descalzos siguió los pasos del samario y al ritmo barranquillero –árabe de sus caderas hipnotizo primero a Hispanoamérica y hoy por hoy seduce al mundo entero.

Muy de cerca Juanes, un roquero de gran sensibilidad, sencillez y talento magistral se hizo sentir, orgulloso siempre de su tierra y de la sangre paisa que por sus venas corre, este “Caballero de las artes” al mundo puso a cantar en español... De ahí en adelante ese árbol de talentos sigue dando una prolífica cosecha de artistas que demuestran la riqueza humana de la que Colombia esta hecha:

Andrea Echeverri, autentica con su sentir aterciopelado, Cabas con su folclore fusionado, Andrés Cepeda el poeta del sentimiento y muchísimos otros que empiezan a perfilarse en el panorama musical, como el caso Julio, ese joven humilde vendedor de magos y pescado en la costa colombiana, que un día para su fortuna decidió participar en el reality musical “El factor X”, en pocas semanas el humilde joven cargado de sueños se ganó el cariño y la simpatía de toda la tele audiencia que lo convirtió en el absoluto ganador.

A casi un año, Julio se apresta a lanzar su primer trabajo musical, un sueño casi utópico hecho realidad, en el que ha plasmado todo su talento como cantautor y el que muy seguramente le abrirá el sendero para ubicarse a corto plazo como otro de los iconos del orgullo colombiano, porque los colombianos hemos aprendido a valorar lo nuestro y primordialmente a creer en lo nuestro, en nuestra gente, en nuestras capacidades, somos gente pujante y feliz pese a las vicisitudes que a veces nos agobian.

Le hago llegar a Julio un fuerte abrazo de felicitación, augurándole una carrera cargada de triunfos y satisfacciones, es este tan solo un primer paso, ojalá nunca pierda su humildad y sencillez. ¡Buena suerte compatriota!.

DE PELITEÑIDA A “DIVA”

Lorna Cepeda con su personaje de Patricia Fernández, la recordada peliteñida de “Yo soy Betty la fea”, dejo por sentado que tenía vena para el humor, tanto que los productores de la comedia “Mi pequeña mamá” que grabó Telemundo no vacilaron en tenerla en su elenco, lastimosamente el seriado no funciono como se esperaba. Lorna regreso al melodrama en una telenovela argentina de la cual aquí en Colombia no se tuvo mayor referencia, salvo por un supuesto romance que la actriz sostuvo con uno de los actores de la novela y que fue la causa fundamental para su rompimiento con su representante y esposo Eduardo Paz, un aliado importante en la proyección profesional de la actriz.

De regreso al país la volvimos a ver actuando en la versión colombiana de la comedia gringa “Casados con Hijos” que paso con éxito a través del Canal Caracol dejando aún lado el fantasma de la peliteñida y ahora lo reafirmara con su protagónico en la nueva telenovela-comedia del Canal Caracol “La Diva”, junto a la juvenil y polémica actriz Carla Giraldo.

Dicen por ahí, que la señora Lorna Cepeda se esta fajando una estupenda caracterización que ratifican su gran carisma para el humor y que supera con creces sus anteriores trabajos. En vista a la buena receptividad que ha tenido la telenovela-comedia “La Ex”, Canal Caracol le seguirá apostando a este genero y más ahora en que Canal RCN sigue manteniendo el liderato de la franja triple A.

Se hace verdaderamente tediosa la sobredosis del unitario “Decisiones” que programa Caracol como alternativa de embate por el rating, una estrategia contraproducente, que termina hastiando al televidente y más si tenemos en cuenta que el elenco que participa en estos mini-dramas es prácticamente el mismo y tiene muy baja rotación. Las historias que en un principio eran creíbles y con moraleja, ahora no pasan de ser melodramones baratos. Canal RCN por su parte no se duerme en los laureles y ya tiene preparados varios proyectos para reforzar la franja triple A, ahora que finalizo “Juegos prohibidos”, la excelente producción del grupo creativo “Invento”, sin lugar a dudas pioneros de la nueva telenovela vanguardista de ruptura, ellos han demostrado que el melodrama clásico ya esta mandado a recoger y que se puede hacer otro tipo de telenovela con gran aceptación.

La versión colombiana de “Floricienta” se estrenara al inicio de la franja triple A, espacio que por casi cinco años estuvo en manos del exitoso seriado juvenil “Francisco el matemático” y que esta simpática historia pretende retomar gracias a la impecable adaptación, puesta en escena y elenco carismático, aunque para algunos nuestra Floricienta no reúne todas las condiciones de la argentina en lo que a interpretación vocal se refiere, en la parte histriónica y carisma no se queda relegada.

A quienes se preguntan que ha pasado con el actor Jorge Enrique Abello, Don Armando en Betty la fea, les diré que pese a que no se ha quedado inactivo tras el avasallador éxito obtenido con ese personaje, Abello regreso a la televisión como galán en un rol muy similar en “La costeña y el cachaco”, esta telenovela tuvo poca trascendencia, de allí se fue a Miami a grabar con Telemundo la telenovela “Anita no te rajes” sin mayores expectativas en lo que actuación se refiere. De nuevo en Colombia acepto un papel antagónico en la telenovela “Merlina mujer divina”, donde caracteriza a Damián, un villano inescrupuloso, que de repente lo ha sacado del estereotipo en el que ha estado encasillado y actualmente es el protagonista de la nueva producción de Canal RCN “Juan Sin miedo”, una especie de casanova donde prácticamente se debe reivindicar en lo que a actuación se refiere, pues para muchos colegas Jorge Enrique Abello clasifica dentro del grupo de los actores planos e insulsos incapaces de distanciar un personaje de otro.

Aunque dije que no criticaría la versión mexicana de “Betty la fea”, a solicitud de algunos lectores acotare que “La fea más bella” dista mucho de la versión colombiana en muchos aspectos, pese a que han mantenido fidelidad con la estructura del libreto original, la versión mexicana es totalmente caricaturesca, se me hace estar viendo un segmento de “La parodia”, Angélica Vale es una excelente actriz humorística, de eso no cabe duda y está dando lo mejor de su talento para sacar adelante una Betty que repito es caricatura de la original.

LA ACADEMIA: “LA GENERACIÓN DE LA LUZ”
“LA LLAMAN LOLITA”: entre odios y amores...
Definitivamente lo que me mantiene en sintonía de “La academia” 5ª generación, no son precisamente los chavos seleccionados, que en mi humilde opinión no son tan carismáticos y talentosos como los de anteriores academias; hasta el momento no he visto ninguno que sobresalga o encante de primerazo, pero la que si en definitiva se ha robado por completo el show en este “mercado de lágrimas”, es la señora Lolita Cortes, sin querer queriendo cada domingo pasa a ser el centro de atracción ya sea por su extravagante y peculiar forma de vestir, sus comentarios acertados o completamente desatinados o sus manifiestas debilidades por los chicos guapetones, o las broncas( reales o actuadas) con los otros críticos, que la hacen para muchos una mujer de odios y amores. En lo personal me encanta y es una delicia verla y escucharla, por eso no entiendo porque ella no ha trascendido más en lo que actuación se refiere, seria una villana genial en uno de esos culebrones que produce Televisa o el mismo Tv Azteca.
En lo que se refiere a la conducción de La Garza, en un comienzo se mostró vacilante, algo incomoda, pero ya empieza a tomar confianza, aunque su voz sin la característica musicalidad periodística que le imprime a sus especiales a veces fastidia. Y ni que decir de la verborrea rimbombante del señor Sarkis , válgame Dios, ¿de casualidad no pertenece a la real Academia de la lengua Mexicana?...

Creo que los productores se han percatado que el fuerte de la Academia 5ª generación no está por el lado del talento y se están apoyando esencialmente en la explotación de los dramas personales de cada uno de los participantes, por eso la tildo como un verdadero “mercado de lágrimas” y que tal el berrinchudo que opto dejar la academia por infantiladas, la reacción de los maestros ante la interrupción de los críticos por una desastrosa presentación, ¡caramba!, si los productores suministran un recurso a los críticos, es obvio que deben usarlo cuando lo consideren necesariamente pertinente y estos shows salen sobrando.
¡¡un abrazo rompecostillas a Lolita!!!.

YERI SANDOVAL la nueva BARBARA MORI en la TV mexicana:

Me han llegado rumores varios sobre mi compatriota Yery Sandoval, una de las protagonistas de “Código Postal”, y me gustaría saber que tan veraces son las mismas. Hay quienes me escriben diciendo que la novela juvenil ha pasado sin pena ni gloria y la actriz colombiana totalmente desapercibida y otros tantos me han comentado que la chica ha ido ganando terreno y llama la atención más que por su talento, por su belleza latina y hay quienes ya la comparan con la nueva Bárbara Mori( entre ellos Sergio Meyer), tanto que nuestra actriz ya fue seleccionada entre las bellas de la revista TV y Novelas. A propósito el Canal RCN gracias a los convenios con Televisa pronto traerá “Código Postal” a las pantallas colombianas en la franja de las tardes.

Agradezco a todos sus correos y recuerden que sus aportes y comentarios son siempre bienvenidos.

¡¡saludos desde Colombia!!